He recibido un requerimiento de Hacienda

Hoy en día, y dada la situación de muchas personas en nuestro país, es probable que recibamos una carta certificada proveniente de la AEAT, o lo que es lo mismo, de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Podemos recibirla cualquier día de la semana, salvo aquellos días que nuestro cartero no trabaje, pues será él quien nos la entregará previa firma. 

Es aconsejable recibirla, no conviene intentar esconderse para no recibirla pues Hacienda tiene unos mecanismos para “darnos por enterados” como por ejemplo, publicarlo en el Boletín Oficial de nuestra provincia, el cual seguramente no consultemos asiduamente.

Una vez tengamos la carta en nuestro poder deberemos abrirla y tomarnos unos minutos para leerla muy detenidamente, repasando todo el documento para enterarnos correctamente de qué es lo que nos están requiriendo.


A partir del día siguiente de recibirla, contaremos con 10 días hábiles para contestar dicho requerimiento. Por eso es importante leerlas y entenderlas correctamente.
Por regla general, las cartas de hacienda no suelen ser una buena noticia, pero en ocasiones ocurre que la AEAT no tiene una información sobre nosotros y nos pide que le hagamos llegar un justificante que lo confirme.

Imaginemos por un momento, que la AEAT nos requiere que justifiquemos nuestro grado de minusvalía. Esto es muy importante pues en la RENTA tenemos derecho a unas deducciones muy importantes en función de nuestro nivel de minusvalía, en forma de aumento del mínimo personal o lo que es lo mismo, nos rebajará la base del IRPF y pagaremos menos.

Nosotros como minusválido, habremos marcado la casilla correspondiente en la declaración de la renta, 1,2 ó 3 y tendremos un justificante oficial que demuestre este nivel.

En ese caso, Hacienda nos pide que se lo hagamos llegar, por vía telemática o personándonos físicamente en la delegación que nos corresponda. (Con cita previa)
Nos ha llegado una carta de hacienda y no hemos tenido que pagar nada, esto es más común de lo que pensamos, pues simplemente están pidiéndonos que justifiquemos algo.

Ahora bien, en el caso de que hayamos disfrutado de una deducción sin tener derecho a ella, como por ejemplo, haber puesto como gastos escolares de nuestros hijos un importe superior al real. Si Hacienda nos requiere dichas facturas, no podremos entregarlas y por tanto por mucho que nos empeñemos, no podremos alegar nada que justifique esa deducción y deberemos de hacer frente al pago de la cuantía, además de la sanción y los intereses que procedan.
Como vemos, recibir una carta de Hacienda no tiene por qué significar a priori una multa o tener que pagar determinado importe. Según nuestra experiencia, muchas de los requerimientos que se reciben son fruto de una declaración de la Renta realizada de forma incorrecta, bien porque no hemos sabido hacerla mejor, bien porque hemos intentado deducirnos más de la cuenta.

Recordemos, al recibir una carta de Hacienda, lo principal es entenderla correctamente, incluso acudiendo a algún profesional para que no se nos escape nada y nos aconseje sobre la mejor forma de proceder.

En segundo lugar, deberemos contestarla, como indicábamos antes, bien telemáticamente, bien presencialmente. Cuando hayamos contestado, Hacienda revisara nuestra alegación y si no está conforme o bien requiere el pago de una cuantía, nos enviará una propuesta de liquidación. Al igual que la primera notificación, deberemos de aceptarla o recurrirla en los mismos plazos, de no hacerlo, se dará por aceptada. En el caso de que no acepten nuestras alegaciones pero nosotros estemos seguros de nuestra postura, podemos plantear un recurso de reposición y una vez agotada esta vía, acudir al Tribunal Económico Administrativo.

Una vez aceptado, recibiremos la carta de pago del importe que nos solicite Hacienda, en este momento podemos fraccionar el pago, sin garantías siempre que no supere los 30.000€. Hacienda no tiene por que aceptar fraccionarnos la deuda, pero conviene intentarlo en aras de cumplir mas cómodamente con nuestras obligaciones.
De nuevo, recibiremos una carta donde nos detallarán las fechas y cantidades a pagar en función de lo que hayamos solicitado en el aplazamiento.

Conviene recordar que desde el momento de recibir la primera carta de Hacienda, y si comprobamos que ellos tienen razón o la tienen en parte, es interesante empezar a ahorrar un dinero para hacer frente al pago mientras recurrimos en la medida de lo posible dicha sanción. Es preferible ahorrar y no tener que pagar a no haber ahorrado y tener que hacer frente al pago de multas e intereses que nos exija el estado.

Desde Asesoría SIC prestamos servicios de asesoría fiscal e informática a autónomos y pymes. Contáctanos.

logo sic

Horario Oficina

  • Télefono 911 570 770
  • Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Lunes a Viernes de 9:00 a 15:00
  • Lunes a Jueves de 16:00 a 18:00