Las obligaciones del autónomo

Ser autónomo no es simplemente darnos de alta y empezar a emitir facturas a diestro y siniestro. Ojalá fuese tan facil, pues lo ideal sería que el empresario pudiese dedicarse íntegramente a lo que sabe hacer y le genera dinero.

En nuestro país, existe una norma legal, casi un lema para los abogados y reza lo

siguiente “El desconocimiento de la ley, no exime de su cumplimiento”

¿Qué significa? Pues que no podremos decir a Hacienda que no hemos pagado determinado impuesto porque “Nosotros no sabíamos que había que pagar nada”

Para que os hagáis una idea, sería equivalente a que un asesino le dijese al juez que no puede condenarle porque él no sabía que matar a una persona fuese un delito, que nadie se lo había dicho.

En estos casos, los ciudadanos de un determinado país tenemos la obligación de actuar conforme a la ley que rija éste, y creedme, la mayoría no llegaremos a conocer la ley al 100% en toda nuestra vida, es extensa, compleja y suele variar más a menudo de lo que pensamos, por tanto, estamos en un dilema. ¿Cómo vamos a conocer algo que cambia?

La respuesta a esta pregunta no es fácil, y simplemente puedo deciros que es conveniente tener una cierta curiosidad legal para intentar tener unas nociones del marco legal que nos afecta.

En el caso del autónomo, su obligación no se limita a simplemente emitir facturas, también debe emitirlas correctamente, marcando el NIF del cliente junto con el nombre, llevando una numeración ordenada y declarando todos los ingresos que tengamos. Esto, puede parecer demasiado sencillo, pero es sorprendente la cantidad de gente que piensa que eso no va con ellos.

Como profesionales, además de nuestra contabilidad, debemos de presentársela a Hacienda en forma de declaraciones mensuales/trimestrales/anuales. La mayoría serán en el formato trimestral/anual, y serán respecto a dos grandes impuestos, el IRPF (Impuesto Renta Personas Físicas) y el IVA (Impuesto Valor Añadido) pero también hay otra serie de modelos que deberemos presentar como el modelo 115, si tenemos alquiler, el modelo 111 si hacemos retención a profesionales por citar los más conocidos.

Es importante conocer cuáles son nuestras obligaciones, y por supuesto, estas no serán idénticas a las de otro autónomo, sino que variaran en función de nuestra actividad y situación.

Cabe recordar que como hemos dicho anteriormente, Hacienda no perdonara que presentemos una declaración fuera de plazo por que desconocíamos cuando terminaba el plazo y si, tendremos que pagar la multa irremediablemente.

En estos casos, la figura del Asesor Fiscal cobra muchísima importancia, pues a veces es tan fácil como acudir a uno, consultarle tus dudas y abonarle la tarifa correspondiente a haberte dedicado una parte de su tiempo. Piénsalo, si al final tu mismo te haces los impuestos, solamente habrás pagado a un asesor una vez al principio de tu camino como autónomo, ¿Tampoco es tanto no?

Si por el contrario decides que necesitas que un asesor te asesore en cada presentación ante hacienda o que incluso las presente por ti, te aconsejamos que antes de elegir, tengas una reunión con él, para que veas si hay un buen feeling. Al fin y al cabo son tus cuentas y debes confiar en quien te las lleve.

Desde Asesoría SIC prestamos servicios de asesoría fiscal e informática a autónomos y pymes. Contáctanos.

logo sic

Horario Oficina

  • Télefono 911 570 770
  • Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Lunes a Viernes de 9:00 a 15:00
  • Lunes a Jueves de 16:00 a 18:00